Router

Te damos unos sencillos consejos para sacarle el mejor partido a tu router y solucionar los problemas antes de cambiarlo.

A pesar de todo el servicio que nos da el router en nuestro día a día para la inmensa mayoría es un aparato desconocido que está camuflado en el salón cogiendo polvo. Por eso, si alguna vez has tenido algún problema con tu conexión wifi seguramente te ha llevado a la desesperación.

El router

Los routers son complejos sistemas informáticos que incluyen procesadores, coprocesadores, puertos de entrada y salida, memorias RAM y sistemas operativos.

En los tiempos que corren a un router hay funciones y características básicas que debería de tener:

  • 3 o 4 puertos Ethernet Gigabit libres que nos permitan mover grandes cantidades de datos por la red local.
  • Interfaz WiFi N en 2,4 GHz de por lo menos 300 Mbps y a ser posible es recomendable que se acompañe de una interfaz complementaria WiFi AC en 5 GHz que nos permita conectar televisores, reproductores multimedia y sistemas auxiliares de alta velocidad.
  • Algún tipo de conectividad extra en forma de puertos USB 2.0 o 3.0 si queremos compartir contenidos en streaming con todos los equipos de la red simplemente conectando una memoria o disco duro al router.
  • Una buena interfaz de usuario, sencilla de usar pero potente que nos permita configurar los parámetros más habituales (como contraseñas, apagar y endender la WiFi, cambiar los canales de frecuencia y la potencia, etc.)

Aunque las operadoras han ido mejorando mucho las capacidades lo cierto es que las prestaciones de tu router dependerá del tipo de acceso al que estás suscritos. Pero lo primero que debes de saber es que existen algunas herramientas para comprobar a qué velocidad funciona Internet. Si los problemas persisten después de la revisión hay unos trucos que puedes hacer para que funcione a máxima potencia.

Apagar y volver a encender

Parece obvio, pero es lo primero que se debe hacer cuando tienes un problema con la wifi. Apaga y vuelve a encender el router. La razón es que este simple gesto sirve para que el router borre la memoria y pueda instalar las actualizaciones pendientes.

Lugar

Hay que colocar el router en una posición adecuada para que la señal llegue a tu ordenador con la máxima potencia posible. Ya tengas una casa pequeña o una vivienda con varias plantas hay que ser consciente de que no todos los lugares son válidos. Lo primero, hay que evitar ponerlo junto a objetos que puedan interferir en la señal, como elementos de metal o electrodomésticos.

En caso de una casa de grandes dimensiones lo mejor es posicionar el router en el lugar más céntrico posible para que la señal se distribuya de manera uniforme por todas las estancias y no se pierda en espacios en los que no le sacaremos rendimiento. Elevarlo del suelo también ayuda. Además de tener un dispositivo con antenas colocadas en posición vertical.

Dirección

Si es router tiene antenas, que sería lo mejor, emiten ondas en todas direcciones de la misma intensidad, por lo que si las colocas en vertical favorece a que se emita de forma homogénea en todas direcciones. Si tu aparato dispone de más de una antena, puedes optar por situarlas en perpendicular unas con otras, es decir, alternar las posiciones horizontales y verticales.

Pero si el dispositivo que tienes la antena es interna siempre puedes agregarle una externa para facilitar el envío de una señal más potente. A la hora de hacerte con una externa puede ser omnidireccional o direccional, siendo ésta última la mejor opción porque es que no experimente puntos débiles en su red en todas las direcciones.

Al día

Tan sencillo como actualizar el firmware del router para solucionar alguno de los problemas que tenemos con él. Los fabricantes están en contante proceso de mejora del rendimiento. Y aunque depende de la marca y el modelo, por lo general este procedimiento no es muy complicado.

De hecho, mucho de los aparatos ya vienen con un sistema de actualización integrado en el interfaz de administración. Con un simple click en el botón ya se actualiza solo. Pero si el dispositivo es más antiguo quizá hay que acudir a la web del fabricante para descargar el archivo de firmware actualizado y cargarlo en la interfaz.

Esto más que un truco es un consejo aplicable aunque tu señal sea buena, ya que además mejora la seguridad y actualiza las funciones. Estar al día nunca está de más.

Extensores

Si lo que queremos es un router que sustituya por completo al que ya tenemos puede que tengamos dificultades para encontrarlo y debamos optar más por complementar nuestro modelo actual que por reemplazarlo por completo. Es decir, probablemente la mejor opción sea que completemos y mejoremos nuestra conexión con otro dispositivo más avanzado que se encargará de gestionar una parte de la red local interna, pero manteniendo el router de la operadora como nodo central.

La señal wifi tiene un rango óptimo para que viaje la señal inalábrica, por eso las distancias son el gran hándicap, porque al superar ese umbral la calidad de la señal se ve comprometida. Pero se pueden acortar distancias con extendores wifi o un PLC.

La función de un extensor wifi es ampliar la cobertura de la red. Lo hace, explicado en términos sencillos, “cogiendo” la señal que le llega y la “empuja” hacia la zona a la que quieres que llegue. Ninguna señal será tan buena como la original, pero algo es algo. Pero te aconsejamos que mejor conectes el extensor con Ethernet o Powerline en vez de manera inalámbrica.

Por su parte, los adaptadores PLC sirven para lo mismo pero lo hacen de manera diferente: basta con conectar el router al emisor del pack de PLC a través de un cable de Ethernet. Con el extensor puesto en el enchufe, solo hay que encenderlo y dejarlo trabajar.

Fuera lo viejo

Como era de esperar los aparatos antiguos tienen peor señal. Esos dispositivos trabajan con unos estándares inalámbricos con un límite de ancho de banda bastante bajo. de tal forma que el rendimiento siempre será bajo. Aquí si que te recomendamos que tengas un router de última tecnología para mejorar tu experiencia en red.

Canal

Como las televisores o las radios, los wifis tienen canales. Cada canal funciona como un carril de autopista. La mayoría de países, existen seis canales no superpuestos, pese a lo cual, los usuarios suelen utilizar casi siempre el mismo, que el que viene predeterminado y que por lo general corresponde al canal 1 o al canal 6.

Cuando se dé el problema de embotellamiento se puede buscar otro canal con menos tráfico. En el caso de los routers de mayor calidad, es posible que el modo automático elija por sí mismo el canal más adecuado para circular, algo que, en cambio, no harán los de peor calidad. Utiliza herramientas para conocer el estado de tu router.

En Ocho Caños te aconsejamos sobre la mejor alternativa de conexión para tu casa y/o oficina según tus necesidades. Ven a vernos.

error: Contenido protegido